La respuesta del sabio

ext(7)

Aquel dia, Esteban llegó del colegio, con una obsesionante duda, que raudamente recorría con el ímpetu de un láser su cabeza adolescente.

Aún cuando, había ya escuchado, una serie de respuestas variopintas, de profesores y amigos, ninguna de ellas, terminaba de convencerle.

El se conocía bastante bien…por lo tanto, sabía que siempre tendía a ser un poco perfeccionista, además de disfrutar el hecho de conocer exactamente, el terreno donde sus pies se asentaban.

Por ello, para encontrar respuestas, nada mejor que, escuchar y aprender, de la voz de la experiencia…pensó.

Decidió buscar a quien desde niño, tanto admiraba. Su sabio abuelo, como todos los días, se encontraba en su habitación, con un libro a medio leer entre sus ancianas y bondadosas manos.

Alegrándose por saber que siempre contaba con un acceso ilimitado a su sabiduría y experiencia, rápidamente lo abrazó y le disparó la pregunta…

Abuelo…¿cómo se puede saber…cuando uno está enamorado?

El sagaz anciano, percibiendo como su nieto empezaba a crecer y alcanzar cierto grado de madurez afectiva, sin pensárselo dos veces, le propuso responderle, con una de aquellas… como él mismo, les llamaba…”lecciones de vida”…retándolo a través de tres acertijos.

Esteban, tan entusiasmado como curioso y a sabiendas de que su callejón sin salida, vislumbraba una luz al final del túnel…sin dudarlo, aceptó el reto.

Observando el abuelo, la impecable predisposición demostrada por su nieto, le pidió, que inmediatamente, le trajera dos vasos de cristal completamente vacíos.

Al cabo de unos segundos, Esteban se presentó ante él, con los dos cristalinos recipientes.

Entonces el abuelo, cogió la jarra de su mesa de noche e inmediatamente comenzó a vertir el agua en el interior de ambos vasos de cristal, de manera tal, que los fue llenando, pero sólo hasta alcanzar el punto medio en ambos casos.

Una vez, hecho esto, pleno de cariño en su mirada, el abuelo lanzó el primer acertijo…para ello, a Esteban le hizo imaginar el supuesto hecho, de que no existiera más agua, ni en la jarra , ni en la pileta o en ningún otro lugar y luego le preguntó…Dime hijo mío…¿De que manera podríamos obtener un vaso completamente lleno, solamente si tuviéramos estos dos únicos vasos semi vacíos para hacerlo?

Esteban pensó en lo obvia que resultaba la respuesta…y le contestó al instante, que aquello, era simple, sólo se necesitaría vaciar el contenido de un vaso,sobre el del otro, dando como resultado, un vaso completamente lleno.

El abuelo, sonrió asintiendo de manera benevolente, dándole toda la razón.

Entonces le lanzó un segundo acertijo… esta vez…imaginando nuevamente que no existiera mas agua que la contenida en ambos vasos…le preguntó…¿como se podría, obtener dos vasos completamente llenos, tan sólo a partir del contenido del agua proveniente de ambos recipientes semi vacíos?.

Esteban se quedo por unos instantes razonando en este acertijo, para luego responder al abuelo, que aquello, era imposible, dado que por lógica, siempre se podría obtener, tan sólo un vaso lleno de agua, a partir del hecho de vaciar el contenido de uno, sobre el del otro. Pero no habría cómo obtener suficiente agua para llenar ambos, si ambos no se encontraban totalmente llenos desde el principio.

Pleno de satisfacción por las respuestas de su querido nieto , el abuelo llenó nuevamente los vasos de cristal, pero está vez, lo hizo hasta alcanzar el borde en ambos.

Por ultima vez, ahora con ambos vasos llenos hasta el límite de su contenido, le lanzó el tercer acertijo…preguntándole…¿Ahora…cómo podría vaciar el contenido de un vaso sobre el del otro sin que este último rebalse en su contenido?

Esta vez Esteban no encontró el sentido a la pregunta del abuelo…por ello, contestó que aquello, también resultaría una situación totalmente imposible, dado que no se puede llenar aquello que ya está completamente lleno.

El abuelo, con una amplia sonrisa dibujada en su rostro y con aquella chispa reflejada en su mirada, regodeándose en si mismo, como quien se complace de haber llegado a su objetivo, le manifestó…Ahora vamos juntos a analizar la moraleja de estos tres acertijos.

Primero deseo que alcances a comprender, el significado de cada elemento utilizado en los acertijos de esta metáfora.

El agua…significa el amor propio, es decir tu capacidad de amarte y respetarte…tu autoestima…

Los vasos…serían tú y tu pareja, con la cual algún día, juntos tendrán que compartir su amor propio…dado que no se puede amar, sin haberse llegado a amar primero a si mismo…

He aquí que, si un vaso está semi vacío de amor propio, se encontrará con otro parecido a sí mismo….y por ende, requerirá para estar lleno, que el otro, es decir, su pareja, le ceda de sí, su propio contenido…sin embargo como bien observaste, al hacerlo de esta manera, el vaso que llena al otro, queda totalmente vacío. Es por esta razón, que la pareja, no dejará de reprochar que necesita también ser llenada, o dicho de otra manera, que necesita más atención, más comprensión…en fín, más amor porque en su interior impera el vacío…lo cual provocará fricciones y pugnas devenidas por los constantes reproches…sin final feliz para ninguno de los dos.

Pero también, luego tuviste la oportunidad de observar lo que sucedía luego. Pues, cuando un vaso está lleno de amor propio, encontrará en su camino a otro similar a si mismo. Es decir, al estar lleno de amor propio y su pareja también, ninguno de los dos tendrá que pedir nada al otro, en cambio, ambos podrán compartir de la alegría y amor que están contenidos en su plenitud y bienestar personal.

Ahora hijo mío…manifestó el sabio anciano…¿Comprendes que el amor no está afuera…si no dentro de nosotros mismos?

Esteban, totalmente absorto en la sabia enseñanza, asintió con la cabeza y premió al abuelo con un efusivo y largo abrazo, susurrando un profundo y pausado…¡¡gracias abuelo!!.

El abuelo terminó susurrándole al oido…hijo mio, cuando encuentres tu pareja, primero deberás estar lleno de amor propio, saber amarte y respetarte será la clave que te hará encontrar una pareja similar a ti…con lo cual, sabrás cuando estás realmente enamorado…

Avatar

Dr. Jorge Alex Pedraza Medina

Autor desde:  8 octubre, 2017

Psicoterapia orientada hacia niños, adolescentes y adultos con enfoque Humanista Integrativo, 15 años de experiencia a nivel Prevención, Diagnóstico e Intervención Clínica.

Psicólogo Clínico para BISA SEGUROS S.A.
Psicólogo Clínico para NACIONAL SEGUROS VIDA Y SALUD S.A.
Psicólogo Clínico para ALIANZA Grupo Asegurador