¿Has escuchado acerca de la Tricotilomanía?

ext

La tricotilomanía puede observarse como un constante deseo o una irresistible necesidad de jalarse el cabello hasta arrancarlo de su lugar, pudiendo no sólo tratarse de la zona del cuero cabelludo, sino también de zonas corporales pobladas por alguna vellosidad, proveniente de las cejas o cualquier otra área del cuerpo humano.

Cuando la persona empieza a realizar esto de manera compulsiva, eventualmente va dejando espacios en las áreas afectadas, sin el cabello o la vellosidad correspondiente, de tal manera que con el pasar del tiempo, se convierten en zonas muy visibles, y a la vez muy difíciles de ocultar, ante la vista de los demás. Es por esta razón, que la persona comienza a utilizar sombreros, gorros, bufandas, pañueletas, en fin, cualquier prenda de vestir o artilugio, que le permita ocultar las zonas corporales afectadas.

Desde la perspectiva psicoterapéutica, la tricotilomanía como trastorno, tiene sus inicios generalmente en la adolescencia, sin excluir por ello, que también puedan existir casos en los cuales su epigénesis se remonte a la niñez o simplemente se desencadene en la etapa de la adultez.

Es importante comprender que, para aquella persona que padece este problema, el deseo de arrancarse el pelo, es demasiado insistente, no pudiendo fácilmente dominar este impulso, lo cual, da como resultado que una y otra vez, se repita esta acción, degenerando en un mal hábito, el cual produce resultados decepcionantes para el/la paciente.

Las causas según las investigaciones en este campo, revelan que este trastorno es producto, de una amalgama de posibles desencadenantes, los cuales provienen en parte, por predisposiciones genéticas, problemas de ansiedad, dificultades a partir del autodominio emocional, conflictos con el propio estado de ánimo, como también por situaciones traumáticas no resueltas, provenientes de un contexto familiar y/o social que facilitan su aparición y posterior explosión.

Una vez te decidas por la opción de recibir la ayuda profesional, muy probablemente, entre otras técnicas, el profesional luego de evaluar y realizar el diagnóstico diferencial de tu caso, de seguro procederá a enseñarte a utilizar alguna técnica que te permita un mayor autocontrol, como aquella denominada, “autoregistro conductual”, la cual consiste en que lleves un control de tu rutina diaria, anotando e identificando, las veces en las cuales, generalmente te sientes proclive a manifestar dicha conducta. A la par de ello, se podría llevar paralelamente un tratamiento psiquiátrico con ayuda medicamentosa, para paliar los efectos nocivos de la ansiedad, depresión, etc., en casos que fuera necesario hacerlo.

De esta manera, y luego del entrenamiento correspondiente, tú mismo/a comenzarás a realizar una autovaloración de las situaciones más comunes asociadas al hecho como tal, bajo la perspectiva de ver que será necesario, anotar durante el día, no solo cuándo y cómo se presentan dichas conductas, sino también saber conectarlas con aquellos pensamientos y emociones asociados a las mismas. Esto permitirá que empieces a clarificar el curso de la problemática, haciendo que el mal hábito pierda efectividad a nivel inconsciente mientras que se gana autocontrol a nivel consciente.

Es por ello, que resulta muy importante, el hecho de saber reconocer si eres o no, una persona que padece este cuadro sintomatológico. Dado que en el caso de que te sientas identificado/a con lo anteriormente mencionado, lo primero que podrías hacer, sería reconocer que esta conducta autolesiva, necesita ser evaluada y tratada con la ayuda profesional correspondiente, para que de esta manera, mediante una oportuna intervención psicoterapéutica, logres superarla dejando atrás aquello que te impide alcanzar tu homeostasis y equilibrio personal. De otra manera, el camino hacia la extinción de esta conducta, te resultará excesivamente dificultoso.

Nos encontraremos en la próxima entrada del Blog. Saludos a todos/as!!

Avatar

Dr. Jorge Alex Pedraza Medina

Autor desde:  8 octubre, 2017

Psicoterapia orientada hacia niños, adolescentes y adultos con enfoque Humanista Integrativo, 15 años de experiencia a nivel Prevención, Diagnóstico e Intervención Clínica.

Psicólogo Clínico para BISA SEGUROS S.A.
Psicólogo Clínico para NACIONAL SEGUROS VIDA Y SALUD S.A.
Psicólogo Clínico para ALIANZA Grupo Asegurador