Todo lo que necesitas saber sobre rellenos, infiltraciones y retoques estéticos con la aguja

infil

Armonía y equilibrio son los objetivos que persiguen los nuevos protocolos de esta especialidad antiaging, actos médicos que deben practicar exclusivamente las manos entrenadas, no solo en la técnica del pinchazo, sino en el conocimiento exhaustivo de los ingredientes que se infiltran o implantan, y en la calidad y seguridad de los mismos. La información al paciente es imprescindible para evitar destrozos estéticos irreparables e incompatibilidades o riesgos para la salud.

Es imprescindible que te pongas en manos de un buen especialista médico (dermatólogo, cirujano plástico o médico estético) cuya sabiduría vaya más allá de la académica, porque “a pinchar, se aprende pinchando”. Infórmate sobre sus credenciales antes de tumbarte en la camilla. Es básico que el experto te realice un diagnóstico previo y te entregue un presupuesto en el que se especifique el protocolo, con qué se va a realizar, número de sesiones, riesgos colaterales,…Etc. Por ejemplo, las personas alérgicas a los frutos secos, no pueden infiltrase bótox.

Tendrás que firmar un consentimiento en el que se explica el tratamiento y sus posibles efectos secundarios ( hematomas, irritaciones, etc.); si no te lo ofrecen, sospecha.

No olvides que en las técnicas de rejuvenecimiento con aguja de por medio, menos es más. Es decir “atrás han quedado las caras planchadas o los volúmenes exagerados en labios y pómulos, los pacientes demandan ante todo “naturalidad en los resultados”, cimentada en tres pilares: evaluar las necesidades de la piel en cada momento de la vida; cuidarla con los principios activos y técnicas más adecuados; y mantener los resultados con un seguimiento continúo”.

No confíes en las súperofertas. Por ejemplo, si te ofrecen una sesión de bótox completa por poco dinero, o te están poniendo “agua” o menos unidades de las que necesitas, o se trata de un productos de dudosa procedencia.

¿Infiltrar o implantar? No es lo mismo, ambas técnicas requieren la acción de la aguja. Sin embargo, la infiltración es simplemente inyectar una sustancia con un objetivo concreto y depositarla en las dosis adecuadas al mismo. Implantar supone depositar en las capas profundas de la piel un material determinado (reabsorbible o definitivo) con el fin de realizar un rellenar o tensar.

Fuente: vogue.es

Avatar

Dr. Rembert Lijerón Arias

Autor desde:  8 octubre, 2017

Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva realizada en la Real y Benemérita Asociación Portuguesa de Beneficencia Hospital “San Joaquín” y en el Hospital “Heliópolis”. 2003-2007. Sao Paulo, Brasil.