Septoplastia: Qué es, cuidados, riesgos y más

images

La arquitectura anatómica que dispone secciones estructurales como la nariz, en singulares casos puede exponer agravantes notorios en la geometría y locación de conductos internos, cuando existen trastornos como el tabique desviado, se requiere aplicar una septoplastia.

Propiamente ciertas regiones internas del sentido olfativo, pueden presentar algún grado anormal en su disposición seccional que le corresponde, esto implica que a pesar de en lo exterior no se aprecien deformidades perceptibles, no se exime la inexistencia de las mismas en las cavidades internas, por el contrario las alteraciones anatómicas que aparecen en el interior de la nariz, pueden en algunos casos no exponer irregularidades en el aspecto externo, sin embargo cuando existe algún tipo de fallo gradual que manifiesta ciertos signos adversos, requiere en la mayoría de los casos, una intervención como la septoplastia.

Por otra parte, resulta imprescindible recordar que el septum nasal no es más que esa estructura encargada de separar el espacio nasal en dos secciones o mitades. Se encuentra compuesto por un esqueleto que se cubre en cada extremo con una capa mucosa. También se toma en cuenta la porción frontal del tabique atribuyéndosele el aspecto de ser una sección firme y flexible por ser un cartílago que en sus adyacencias posee vasos sanguíneos. Se considera un tabique ideal o centrado aquel encontrado justo en la línea media, creando así dos mitades con igual tamaño.

Estudios realizados disponen que al menos un gran porcentaje de la población posee un tabique desviado, es decir, un tabique fuera de la línea media. Esta alteración resulta casi imperceptible por la población que lo posee, puesto que al presentar síntomas patognomónicos de desviación en ocasiones solo atribuyen esto a una patología de origen diferente. El síntoma cardinal o específico cuya manifestación es tacita es la dificultad para respirar por la nariz que experimentan estos pacientes, que tiende a agudizarse en un lado más que en el otro, dependiendo de la afectación que exista y las estructuras que abarque.

Existen casos evidentes donde pacientes con desviación severa del tabique nasal presentan síntomas como: interferencia en el drenaje completo de los senos paranasales y por consiguiente son frecuentes en ellos las infecciones repetidas, los cuadros no suelen menguar con prontitud por lo que reiteradas veces tienen que recibir una prescripción por un facultado, Además, obstrucción de ambas coanas, congestión que se limita a una sola fosa nasal, hemorragias o generalizarse a un dolor facial con goteo postnasal.

Técnica quirúrgica

La septoplastia es una intervención convencional muy conocida en tiempos actuales, se asume que con frecuencia consultorios de orritonologia tratan ambulantemente alteraciones que a meritan de este tipo de cirugía, se considera es una operación que expone una alta frecuencia en las clínicas hospitalarias y países desarrollados, los avances que hasta ahora, se conocen por la ciencia médica, incorporan a este tipo de cirugía, como una medida profesional del tipo correctiva, que manifiesta favorables resultados en todos los pacientes asistidos por un trastorno respiratorio asociado a desviaciones presentes a nivel del tabique nasal.

Básicamente la técnica quirúrgica incorpora la extracción de materia orgánica del propio tabique, parte del cartílago de la estructura del septum nasal debe ser removido y suplantado por materia orgánica que no genere obstrucción en la nariz como vía respiratoria principal, drásticamente el septum nasal distribuye el aire que se aspira, hacia el interior de los pulmones, se constituye pues la vía principal de transitoriedad del oxigeno, lo que implica que de presentarse una falla o algún tipo de obstrucción presente en el conducto, se expondrán fácilmente agravantes en la respiración.

La arquitectura anatómica que constituye la estructuración que tiene la nariz, es una dispersión regional de secciones bien distribuidas con funciones muy importantes para la efectuación de la respiración, el tabique nasal permite que el oxigeno que entra por los orificios nasales, sea distribuido canalizada mente por cada cavidad existente en el interior de la nariz, una de sus principales funciones es la regulación del flujo de aire, su ubicación es protagónica en la pirámide nasal, geométricamente ejerce la función de puente entre ambos orificios nasales y por lo tanto de existir una atrofia local, se debe aplicar una septoplastia.

Irónicamente el proceso de respirar es una actividad sencilla, pero que involucra la funcionalidad de diversas secciones anatómicas que internamente están en la nariz, esto implica que la atrofia que pudiese existir a raíz de un tabique desviado puede exponer síntomas molestosos en reiteradas ocasiones, pero también no puede hacerlo, por lo que el diagnostico asociado a una existente obstrucción por desviación del tabique, debe incluir la historia clínica del paciente, de modo que se pueda estudiar si con anterioridad enfermedades nasales como la sinusitis aguda, o una incontrolada rinorrea conlleven a conocer mejor el porque de la obstrucción y dificultad respiratoria.

Los signos que pueden indicar que existe un problema respiratorio de causa nasal es la excesiva resequedad que puede presentar la garganta, del mismo modo los ronquidos que propician molestias al dormir y también inadvertidas sensaciones molestosas como cuando se presenta una migraña, todos estos son indicios claves de que alguna obstrucción a nivel nasal, está agravando la salud del paciente, distintivamente la patología más recurrente que va de la mano con obstrucciones nasales por desviación del tabique es la nariz tapada, que indudablemente expone una inminente obstrucción en la vía respiratoria principal.

Funcional

La septoplastia funcional principalmente se efectúa a traves de las cavidades exteriores nasales, es una septoplastia abierta porque por medio de las aberturas de la nariz, lo que comúnmente suele llamarse orificios de la nariz, sirven como conductos que permiten que se pueda practicar la cirugía, esto conlleva a que no se expondrán cortes o suturas inadecuadas en la interfaz fenotípica del sentido olfativo, el aspecto de la nariz no se verá trastornado ni alterado por lo que la intervención es una medida tan cuidadosa que solo el médico y el afectado tendrán consciencia de que se efectuó la operación.

La intervención del tipo correctivo, como la septoplastia o turbinoplastia puede ser aprovechada para implementar la aplicación de otras prácticas quirúrgicas para fines esteticos y obtener un mejor aspecto de la nariz, propiamente la septoplastia es una intervención que busca mejoras principalmente en lo funcional, sin embargo la turbinoplastia que corrige alteraciones a nivel de los cornetes, puede en conjunto con la septoplastia corregir defectos que interrumpen la facultad para que las personas puedan respirar normalmente.

Se considera una intervención expresada según la denominación de una rinoplastia de tipo funcional, usada con la finalidad de crear una mejora en el canal nasal permitiendo un paso de aire fluido por la nariz, si es realizada única y exclusivamente en el tabique nasal se denomina septoplastia, mientras que si además compromete los cornetes se denomina Turbinoplastia. Además, en estas cirugías como la septoplastia, el especialista puede encontrarse con alteraciones asociadas como la presencia de pólipos que posteriormente pueden ser extraídos a traves de una cirugía endoscópica nasal.

Este tipo de cirugías son realizadas mediante la intervención directa de las fosas nasales no quedando ningún tipo de cicatriz que se pueda detallar y percibir externamente. Por otra pare se considera que no existe afectación de la función ni mucho menos a nivel estructural, por lo que la cirugía o septoplastia funcional es recomendada en los casos donde no exista mayor compromiso de secciones anatómicas. Se asume es una medida segura que tiene mayores aportes favorables que desventajas en contra, por su aplicación.

A partir de casos anteriores ya asistidos, se dispone de evidencia clínica aceptable para poder construir un marco referencial que permita identificar los factores causales de tal anormalidad anatómica que tiene repercusiones nasales a nivel funcional, para los casos por incidencias congénitas, si es válido considerar que trastornos ocurridos en el momento de la gestación, en ciertas regiones de la nariz, en su desarrollo optimo y funcional pueden exponer irregularidades que conduzcan a una existente falla en estructuras internas del sentido olfativo.

También es considerable, la estimación de casos traumáticos que por algún evento forzoso o golpe tenaz hayan gestado una fractura o lesión existente en la nariz, que consecuentemente hayan ocasionado una deformidad o declinación inadecuada, se evidencia que ciertos impactos que agravan la geometría anatómica de la nariz, en casos ya ocurridos requieren que se les intervenga mediante una operación para reparar ciertos daños, sin embargo recurrir a una septoplastia implica corregir deformidades que comprometan la disposición del tabique nasal.

Drásticamente el desvió que puede presentarse a nivel del tabique nasal, en ciertos casos puede ser inducido, esto implica que la declinación que puede verse reflejada en la nariz, a veces es una consecuencia del excesivo consumo de drogas, básicamente la inhalación de ciertas sustancias paulatinamente va atrofiando la disposición normal que tiene el tabique, en torno a esto, sin darse cuenta, la persona puede acostumbrarse a respirar con dificultad, pero asombrosamente no lo nota, o lo que es peor, lo tolera y en la mayoría de los casos, ni percibe la falla, porque su mecanismo respiratorio se acostumbra a cierta deficiencia.

A pesar de existir diversos agentes causales de la desviación del tabique nasal, se considera a la septoplastia una medida clínica efectiva para la corrección de esta falla, es una intervención de carácter profesional, que garantiza favorables resultados, sobre todo cuando parte de los agravantes incorporan deficiencia en los procesos asociados a la respiración, la persona puede presentar mejorías a corto plazo, si se somete a una operación de este tipo y recurre a aplicarse una septoplastia como medida de primera instancia.

Extracorpórea

La desviación que puede presentarse a nivel del tabique nasal, en algunos casos no suele causar agravantes en lo funcional, ni en procesos correspondientes a la respiración, sin embargo existen declinaciones que alteran significativamente la salud de la nariz, a pesar de que la desviación del tabique sea milimétrica, si se gesta una aparente obstrucción el resultado consecuente es una falla en la respiración, parte de los efectos que ocurren por presentarse la declinación, es la inminente dificultad respiratoria que en conjunto con problemas alérgicos y cuadros bronquiales complican la salud del paciente.

Se han estudiado casos donde la irregularidad anatómica es extrema, es decir que la desviación del tabique nasal es severa, lo que conlleva a que existirán signos que perturbaran significativamente la salud del paciente, las graves alteraciones pueden conducir a existentes obstrucciones en secciones nasales internas, en torno a esto, las complicaciones que pudiesen ocurrir serian severos daños que pudiesen aquejar la condicion física de la nariz, a pesar de la septoplastia una medida correctiva, en ocasiones se solicita de otras medidas quirúrgicas para aplicar criterios más correctivos en lo estético y funcional.

Las septoplastias son operaciones rápidas que no demoran demasiado, su aplicación correctiva suele implicar en la mayoría de los casos enderezar la desviación existente a nivel del tabique, sin embargo también existen casos donde la corrección implica la extracción de cierto tejido y masa orgánica que sea una obstrucción que este agravando la salud de la nariz, del mismo modo se busca disminuir los efectos que se producen por la desviación, es de constatar que las obstrucciones nasales que perturban la respiración de las personas, no siempre dependen de fallos por causa de un tabique desviado, algunas son consecuencias de una sinusitis crónica.

Los casos donde la situacion es agravante, y la desviación del tabique es severa, se asume que la asistencia requerida no solo debe enderezar lo torcido, sino también aplicar técnicas quirúrgicas correctivas para extraer parte del cartílago obstruyen te en las fosas nasales, mediante la extirpación del tabique afectado, se busca erradicar de raíz, la causa principal de la obstrucción respiratoria, sin embargo, extirpar todo el tabique nasal, no es un procedimiento sencillo, es sumamente una práctica peligrosa, por lo que a merita de un cuidado extremo para su efectiva aplicación, para los casos donde se procede con tal actividad, se habla de septoplastia extracorpórea.

La septoplastia extracorpórea es una operación más cuidadosa, que meticulosamente desprende materia del cartílago del tabique, para poder tallar de forma más practica la desviación, se busca en casos de este tipo enderezar lo desviado y del mismo modo, incorporar un injerto para dar uniformidad al tabique tratado, drásticamente muchos clínicos consideran esta práctica una actividad muy riesgosa y peligrosa, sin embargo el debate acerca de si es confiable o no la realización de esta cirugía, es un tema que incluye diversas opiniones proyectadas por diversos puntos de vista.

En la septoplastia extracorpórea se extrae directamente el tabique desviado, para que el cirujano pueda tallarlo afuera de la nariz, es un procedimiento bastante sencillo pero que significativamente puede tener repercusiones severas, sino se aplica con profesionalidad y cuidado, básicamente el tallado por ser afuera de las fosas nasales, implica que provisionalmente la nariz, quedara sin ese puente divisor entre ambas fosas, y de ocurrir algún detalle inadecuado se debe implementar algún injerto para compensar la falla ocurrida y estructurar nuevamente la disposición de cada fosa nasal.

Secundaria

Cuando se diagnostica una falla a nivel nasal, la medida recurrente más oportuna es una operación como la septoplastia, sin embargo una medida cautelar de este tipo incorpora una planificación detallada del pronostico posterior a la cirugía, de forma inadvertida y no premeditada se pueden presentar complicaciones a futuro que significativamente retrasen el resultado inicialmente premeditado. Consecuentemente los desvíos septales que internamente se encuentran desviados en la nariz, pueden requerir de más de una operación.

Existen casos donde una septoplastia convencional no corrige el defecto congénito que se intenta corregir mediante dicha intervención, inicialmente la cirugía solo abre paso, para el debut de próximas incisiones, es por ello que en casos ya asistidos, optar por una septoplastia secundaria seria una alternativa fiable para propiciar la corrección existente a nivel del tabique nasal, singularmente hay casos mayores donde no solo la atrofia se presenta en este puente separador de ambas fosas nasales, sino que también secciones internas como los cornetes también exponen irregularidades.

Técnica Cottle

Evidentemente la aplicación de una técnica quirúrgica como la septoplastia, debe referencialmente disponer de un modelo clínico orientador o un seguimiento metodológico que le instruya al cirujano, en cuanto a los principios a considerar y las condiciones que puede gestar haciendo uso de la propia regeneración que dispone el cuerpo humano, mas allá de la cicatrización natural que dispone todo ser humano, anatómicamente la regeneración del cartílago en secciones anatómicas es una ayuda eficaz que puede ser aplicada en cirugías de este tipo.

La septoplastia por ser una operación correctiva, más que desprender tejido, busca reubicar al tabique nasal en su lugar correspondiente por naturaleza, se conoce que la técnica de cottle es una alternativa eficiente para tratar situaciones de esta índole, esta relevancia tiene un grado de significación importante porque en comparación con cualquier cirugía correctiva o del tipo estético como la rinoplastia, no usan principios que son empleados con la técnica de cottle, básicamente la distintivo de esta implementación es aprovechar la rectificación que cicatricialmente puede ser inducida por procesos naturales del desarrollo del cartílago.

Con láser

La implementación de nuevas tecnologías en la efectuación de cirugías correctivas, significativamente ha ido exponiendo mejorías favorables con practicas mucho más sencillas, que requieren de esfuerzos menores, tal es el caso de la restructuración del tabique nasal desviado, propiamente como irregularidad anatómica es una alteración que a merita de un tratado quirúrgico necesariamemente, pues su corrección no sede con el uso de fármacos ni medicinas convencionales, principalmente por ser una declinación interna, solicita en la mayoría de los casos de incisiones internas para su reubicación.

Con la modernización y nuevas tecnologías, efectuar una cirugía como la septoplastia implementando el uso del láser para cicatrizar y cortar rápidamente secciones internas, no resulta un problema, pues casos ya asistidos se han registrado, han implementado este proceder nuevo, aprovechando que el rayo de luz infrarrojo que se usa con la técnica del láser, puede calentar al tejido orgánico que está obstruyendo la respiración, luego manualmente se puede reubicar al tabique nasal haciendo uso de prácticas convencionales para darle estética y corrección a la cirugía. Esto implica que reubicar un tabique desviado con láser ya es posible.

Con cierre de perforación septal

La perforación septal ocurre en una población muy selectiva, donde por lo general existe un agujero que establece conexión con una fosa y la otra, situacion que no debe ocurrir de forma intencional. Precisamente, de acuerdo a estudios, muchos de los pacientes que padecen de estas alteraciones en cavidad nasal, no refieren los síntomas patognomónicos y no generan quejas. Por lo que la observación en los mismos se hace imprescindible.

Endoscópica

Estas cirugías, como lo son la septoplastias se consideran de tipo funcional más que estética. Por lo que realmente se emplean en los casos donde se comprometa la vía aérea del paciente o donde se asocien otras afecciones de diferentes índoles. Por ejemplo, los pólipos nasales o las hemorragias que al estar presentes, hacen susceptible la nariz ante cualquier evento o circunstancia que se pueda crear.

Sin tapones

La septoplastia sin taponamiento nasal una vez realizada, exige para su pronta recuperación que el paciente cumpla con lo establecido. Esto se refiere a las normas generales de cuidados post operatorios. Una de las medidas es cuidar de forma específica el sangrado una vez ejecutada la cirugía en estos pacientes, puesto a que muchos de ellos egresan del sitio de hospitalización con placas en lugar de un taponamiento. Actualmente, puesto a que la tecnologia ha avanzado, han surgidos nueva técnicas que permiten la realización de la septoplastia sin el empleo de un tapón.

Luego del post operatorio, se procede a colocarle al paciente unas placas creadas de celulosa cuya sutura al final debe ser interna, realizada una en cada fosa o coana, luego al transcurrir los 10 días correspondientes se procede a retirar los puntos de sutura. Las placas que se usan luego de la intervención son delgadas y exigen una localización paralela al mismo tabique, de esta forma no ocluirán el paso del aire. Para fijarlas se requiere de uno o más puntos internos para lograr su fijación.

Con tapones

La septoplastia, dependiendo de la lesión que se presente, el tiempo de instalación, el estado de salud del paciente y su estado hemodinámico, se procederá posterior a la cirugía la colocación de un taponaje nasal con el fin de evitar la incidencia de hematomas frecuentes en el tabique nasal.

Por otra parte el cuidado debe ser extremo cuando se precise del taponaje, pues se puede presentar en el paciente suma incomodidad, el paciente por lo general experimenta sensación de ahogo puesto que la nariz en ese momento por la presencia del tapón se encontrara con sensación de congestión y en ocasiones el dolor que se presenta es molestoso y mantenido hasta tanto no ceda la inflamación por la misma manipulación realizada en la técnica quirúrgica.

Procedimiento

La intervención quirúrgica es de un proceder sencillo, que no suele ser extenso ni exhaustivo, sin embargo si requiere de profesionalismo y buena práctica en la aplicación de la misma, lo que inicialmente se procede a hacer es la aplicación de anestesia en el paciente, posterior a esto se debe quirúrgica mente efectuar la operación, lo primero que hace el cirujano es un corte interno en las cavidades nasales, se levanta cierto tejido orgánico que constituye parte de la mucosa, y se logra observar la condición del tabique.

Luego de la observación previa y los estudios de imagen ya efectuados, se evalúa si la desviación es muy extrema o si solo es una simple declinación, luego cuidadosamente se debe reubicar seccionada mente a este puente intra nasal, lo que conlleva a la decisión del médico de enderezar o extirpar parte del tabique, dependiendo de la severidad que disponga cada caso, indudablemente la corrección dará por finalizada la obstrucción que se origino por causa de tal desviación.

Duración de la Operación

La aplicación de la intervención quirúrgica es rápida, no suele ser mayor a una hora y media, el intervalo que se estima es el correspondiente a esta operación, es un periodo no menor de 30 minutos ni mayor a los 90, es básicamente un proceder rápido, lo que implica que la internación del paciente en la generalidad de los casos, no a merita de extensas temporadas de reposo en la clínica, se asume es una intervención ambulatoria que en el mismo día de la intervención, la persona puede salir de alta, sino presenta ningún tipo de complicación.

Fuente: superatuenfermedad.com

Avatar

Dr. Javier Cossio Salvatierra

Autor desde:  15 febrero, 2018