Labio leporino en el bebé

labio-leporino

El paladar hendido y el labio leporino son defectos congénitos que ocurren cuando el labio superior y el paladar no se desarrollan correctamente en los primeros meses de embarazo. Un bebé puede tener paladar hendido (“hendido” significa ‘separado’) o labio leporino o ambos.

Durante el desarrollo fetal, puede suceder que el tejido que forma el paladar y el labio superior no se unen antes del nacimiento, lo cual provoca una abertura en el labio superior. La abertura que se produce puede ser de tamaño variable, pequeña o grande si va desde el labio hasta la nariz. Puede suceder a ambos lados del labio y, menos frecuente es que se encuentre en medio.

El término “leporino” se refiere a la liebre que tiene una hendidura natural en el centro del labio, y aunque es un adjetivo popularizado, no es tan utilizado por los profesionales, ya que es un término inexacto. La descripción correcta de dicha condición es “labio hendido”.

Algunos bebés con labio leporino pueden tener el paladar hendido (en su parte anterior o posterior) si el tejido que forma el paladar no se une correctamente. Los niños con labio leporino y paladar hendido suelen tener problemas a la hora de alimentarse y en el desarrollo del lenguaje. También son más propensos a sufrir infecciones de oídos, pérdida de audición y problemas dentales.

La malformación del labio se produce entre las semanas 4 y 7 del embarazo. Es en esa etapa cuando los tejidos de su cuerpo y unas células especiales a cada lado de la cabeza crecen hacia el centro de la cara y se unen para formar los rasgos faciales como los labios y la boca. El labio hendido se produce cuando el tejido que forma los labios no se une completamente antes del nacimiento.

Por su parte, la malformación del paladar sucede entre las semanas 6 y 9 del embarazo, cuando el tejido que forma el paladar no se une completamente durante el embarazo.

Estos problemas pueden diagnosticarse durante el embarazo mediante una ecografía de rutina, aunque el paladar hendido es más difícil de ver y en ocasiones se diagnostica después de que nazca el bebé. Solo algunos tipos de paladar hendido (como paladar hendido submucoso y úvula bífida) podrían no diagnosticarse hasta más adelante en la vida.

Fuente: bebesymas.com

Avatar

Dr. Rembert Lijerón Arias

Autor desde:  8 octubre, 2017

Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva realizada en la Real y Benemérita Asociación Portuguesa de Beneficencia Hospital “San Joaquín” y en el Hospital “Heliópolis”. 2003-2007. Sao Paulo, Brasil.