Hazle frente al doble mentón: todas la formas de librarte de la papada

chin-liposuction-1

A veces las cremas no son suficientes y hay que optar por la cirugía. Averigua en qué consiste y qué puede hacer por ti si eres de las que no te quitas el pañuelo o el cuello alto

¿Odias tu papada? ¿Siempre llevas cuello alto o pañuelos para disimularla? Ese exceso de grasa que se instala bajo tu mentón como una capa adicional de tejido graso aparece sobre todo por el sobrepeso.

Desaparecerá si adelgazas, pero probablemente no puedas evitar un ligero descolgamiento. A medida que envejecemos la piel de esta zona, como la de cualquier otra, pierde elasticidad y se descuelga. Aparte del sobrepeso y la edad, también puede tener su origen en la genética.

¿Cómo deshacerte de ella? “Las cremas no son la solución, sino un parche, porque su efecto es moderado, solo tensan un poco la piel”, explican los especialistas. La solución a este problema antiestético dependerá de cada caso en concreto.

En general, para casos leves, por ejemplo, jóvenes con un peso normal con un poco de papada, se recurre a la mesoterapia, ultrasonidos o infiltraciones. Para personas jóvenes con papadas pronunciadas y una piel tersa y dura, “pueden conseguirse buenos resultados con una liposucción con láser o ultrasónica”.

Sin embargo, en los casos con mucha papada, con cierto grado de descolgamiento y una piel que ha perdido la elasticidad, lo única opción es una cirugía:

•​ Lifting cérvico facial: es la más practicada, porque a la vez que se elimina la papada, este estiramiento rejuvenece el resto de la piel de la cara. “La papada es un signo de envejecimiento y/o obesidad y retirarla aporta juventud y esbeltez”. Esta técnica recoloca los tejidos de sostén de la piel y aunque no es muy agresiva se produce mucha inflamación. “Después de la cirugía no duele nada, pero la cara se queda hinchada durante dos o tres semanas”, Vamos, que debes estar ese tiempo apartado de la vida social.

•​ Cirugía cérvico plástica: con esta intervención se elimina la piel sobrante con una técnica “poco agresiva y con una recuperación rapidísima. Y está especialmente indicada para los hombres, porque la pequeña cicatriz, que desaparece en un año y medio, se oculta debajo de la barba”. Las opciones para las mujeres: disimularla con cuellos altos, pañuelos, un montón de collares o maquillaje. Después de la operación, el cuello se hincha pero solo durante una semana; tras ese tiempo puedes incorporarte de nuevo a tu vida.

“Ambas cirugías quedan muy naturales, sobre todo la cérvico plástica, porque la cara no cambia nada”. Sin embargo, los años no perdonan: “Los efectos de estas cirugías faciales son tan duraderos como el tiempo. Nosotros no paramos el reloj, sino que lo retrasamos unos 8-10 años, pero la persona sigue envejeciendo y esa zona tiende a caerse”.

Como en cualquier otra intervención, estas cirugías no están exentas de riesgos, puede haber complicaciones, como sangrados, infecciones o resultados no completamente simétricos, pero “lo normal es que no pase nada. Trabajando en condiciones sanas, clínicas, hospitales buenos y vigilancia posoperatoria extrema, las complicaciones se minimizan”.

¿Cuánto vale quitarse la papada? Pues no resulta nada asequible para la mayoría, como suele pasar con la cirugía estética. “Los presupuestos son individualizados en función de las características de cada paciente.

Fuente: vanitatis.elconfidencial.com

Avatar

Edgar Achá Vargas

Autor desde:  7 noviembre, 2017

Estudió Medicina en la Universidad Mayor de San Simón donde obtuvo el título de Medico Cirujano. Especializado en la Clínica Privada Modelo de Lanús y en el Hospital Universitario Evita de Lanús,BUENOS AIRES - ARGENTINA. Especialista en Cirugía General y Cirugía Plástica, Estética y Reparadora. Titulación Recertificada por el Colegio Médico de Bolivia y la Sociedad Boliviana de Cirugía Plástica. Miembro de la Federación Iberolatinoamericana de Cirugía Plástica( FILACP), Miembro de la International Plastic Reconstructive Aestetic Surgery ( IPRAS ) y de la Sociedad Boliviana de Cirugía Plástica.