Fibromialgia: la incomprendida enfermedad que podría explicar tus dolores y cansancio

fibromialgia

¿Te despiertas por la mañana con mucho dolor y terriblemente agotada y rígida? Ésa es una de las señales más clásica de la fibromialgia. Esta enfermedad de origen psicosomático afecta principalmente a mujeres en edad adulta y se estima que cerca del uno o dos por ciento de la población chilena la padece.

Se la define como una enfermedad crónica caracterizada por dolor músculo esquelético generalizado y fatiga, con una exagerada hipersensibilidad en múltiples puntos definidos, sin alteraciones orgánicas demostrables.

“La fibromialgia es una enfermedad psicosomática, es decir que aunque tiene un diagnóstico y tratamiento médico, su origen es psicológico, apuntando a un conflicto emocional. Es una enfermedad reumatológica y uno de los síntomas más importantes es el dolor crónico. Por ello, la fibromialgia es una enfermedad que genera un deterioro importante en la vida de las personas, mayoritariamente femenina de edad adulta, donde hay dolor en diferentes zonas del cuerpo. Es una enfermedad real, no es una hipocondría, pero no existe una causa orgánica que la produzca o la explique en su totalidad. Son enfermedades que afectan el cuerpo, lo físico, pero que tienen un origen en lo psicológico”, explican los especialistas.

Entre los síntomas más representativos están los dolores musculares en áreas como cuello, hombros, espalda, caderas y extremidades, además de trastornos de sueño y síntomas ansiosos que persisten por más de tres meses. Pero, ¿cómo se diagnostica?

“La fibromialgia es un diagnóstico complejo porque generalmente se confunde con otras patologías como artritis y reumatismo. El diagnóstico básicamente es clínico, lo que consiste en que el doctor presiona de manera moderada con su pulgar los 18 puntos específicos del cuerpo, y si en 11 puntos hay dolor, entonces se diagnostica fibromialgia. Otro de los síntomas muy frecuentes es que las personas despiertan en la mañana con mucho dolor, muy agotadas, rígidas y tensionadas, ya que su dormir no es placentero ni reponedor y, en la medida que van haciendo ejercicio, moviéndose en el día, se van sintiendo mucho mejor”.

Los expertos, aseguran que hay casos tan graves de esta enfermedad crónica que las personas pueden llegar a terminar postradas, porque la rigidez es máxima.

Fuente: biobiochile.cl

Avatar

Dr. Ivan Castillo

Autor desde:  29 octubre, 2017

Médico del Equipo Neuroquirúrgico de Alta Complejidad de Buenos Aires, Argentina
Curso Universitario de Especialización en Clínica y Tratamiento del Dolor. Instituto Universitario, Hospital Italiano – Buenos Aires, Argentina.
Entrenamiento en Tecnicas Minimamente Invasivas de la Columna Vertebral, Oxigeno, Ozonoterapia y Terapia Intradiscal. Academia Brasilera de Neurocirugia.