¿En qué consiste la blefaroplastia del párpado superior?

blefaro

El tratamiento del exceso de piel del párpado superior se denomina blefaroplastia. La blefaroplastia del párpado superior, es una de las operaciones más comunes en cirugía plástica y estética porque es uno de los primeros signos de envejecimiento.

Equívocamente se considera una cirugía “sencilla”, lo cual es cierto si no tenemos en cuenta el marco orbitario, las asimetrías entre ambos lados, la posición de las cejas, el tono del músculo elevador del párpado y las variaciones que se producen con las expresiones faciales. Vaya, que en ese caso es quitar un poco de piel y ya está.

Cuando queremos realizar la blefalopastia en el párpado superior, la evaluación de los párpados es fundamental para que la cirugía sea un total éxito, por lo que hay que tener en cuenta:

  • Asimetrías, producidas por regla general porque la forma y área de las órbitas son diferentes, lo que condiciona la posición del párpado y también de la ceja.
  • La posición de la ceja, que por regla general no es simétrica, estando un lado más alto que el otro.
  • La acción del músculo frontal, que trabaja sinérgicamente en la elevación del párpado y contra la acción depresora del músculo orbicular. Cuando hay exceso de piel de forma inconsciente elevamos más la frente para levantar todo el conjunto de ceja y párpado superior. Hay personas que incluso tienen una hipertonía de este músculo, de forma que incluso en reposo lo están activando, usualmente más en un lado que en el otro. Esto crea por un lado una asimetría, pero por otra parte unas arrugas frontales marcadas.
  • El grosor de la piel y del músculo orbicular. En hombres normalmente es más grueso, haciendo el párpado más pesado. Este factor, junto con la posición de la ceja, que está más baja, condiciona la cantidad de piel a extirpar. – La presencia de bolsas, especialmente la interna, que da lugar a ese bulto al lado de la nariz.
  • El músculo elevador del párpado. Es común ver ligeras “ptosis” (caídas) producidas porque el músculo está debilitado, o porque hay un alargamiento de su tendón, que se inserta en el cartílago tarsal del párpado. Esto último se ve comúnmente con la edad y se traduce en una distancia muy larga entre el borde libre del párpado y el pliegue del mismo.

Así que sin entrar en detalles mucho más técnicos y complejos está claro que para hacer esta cirugía hay que conocer las estructuras anatómicas que causan las diversas alteraciones, no sólo en relación al exceso de piel.

¿La blefaroplastia del párpado superior es la solución?

La cirugía resuelve un 90% del problema, excepto en la parte lateral en la que el exceso de piel puede deberse también a una posición baja de la ceja.

¿Cómo se realiza la blefaroplastia superior?

Normalmente la blefaroplastia del párpado superior se realiza con anestesia local, y consiste en extirpar un huso de piel (con o sin parte del músculo orbicular, dependiendo de las características del párpado y del resultado que queremos conseguir) de forma que la cicatriz coincida con el pliegue del párpado, situado entre 7 y 10 mm del borde libre del mismo según raza y sexo. En orientales, por ejemplo, esta distancia puede ser tan corta como 3 ó 4 mm.

Durante la cirugía extirpamos la bolsa interna, pero prácticamente nunca la bolsa media, ya que con el tiempo puede producirse un aspecto de ojo hundido. También podemos tratar los músculos del entrecejo de forma definitiva sin tener que depender de la toxina botulínica, e incluso levantar la cola de la ceja.

¿Cómo es el postoperatorio y cuáles son las recomendaciones?

En el postoperatorio los pacientes no refieren dolor, aunque la primera semana es incómoda. Hay inflamación por lo que el párpado puede ser que no cierre totalmente, esto es totalmente pasajero, y evidentemente puede haber morados que habitualmente desciende y se sitúan en la parte más baja y lateral del párpado inferior.

Por ello que solemos dar una recomendaciones postquirúrgicas para poder paliar dichas molestias:

  • El primer día es conveniente estar en reposo, con la cabeza elevada y frío local.
  • Dormir con la cabeza ligeramente levantada sobre unas almohadas, ayuda en la primera semana para reducir el edema (acúmulo de agua).
  • Ponemos unas tiritas (steristrip) encima del párpado que limita su movilidad por lo que se tiene una sensación de rigidez.
  • Como el párpado no cierra adecuadamente es FUNDAMENTAL proteger la córnea para que no se seque, especialmente por la noche. Por ello que prescribimos unas gotas antiinflamatorias, lágrimas artificiales y una pomada de protección ocular para la noche. Esta pomada se ha de poner en las primeras 2-3 semanas hasta que estamos seguros que el párpado cierra completamente.

¿Cuándo podré volver a la rutina?

Los puntos los quitamos a los 5-7 días tras realizar la blefaloplastia del párpado superior. Después ya dejamos cubrir con maquillaje hipoalergénico. Durante las primeras semanas es normal tener hinchazón, de forma que parece incluso que no hemos quitado piel y el aspecto no es precisamente muy lozano. Además puede haber acúmulo de líquido en la ojera. Es muy normal que el paciente no se vea bien y que esté preocupado del resultado. Afortunadamente el párpado cicatriza muy rápido de forma que la inflamación desaparece en unos 4 meses y la cicatriz es prácticamente invisible al año.

Durante las dos primeras semanas aconsejamos no hacer deporte intenso y nada de gafas de piscina durante el primer mes.

¿Puede haber secuelas en la blefaroplastia del párpado superior?

Como siempre pasa en medicina existen modas y cambios de las técnicas en el tiempo. Esto quiere decir que lo que hacemos hoy no es lo mismo que hace 20 años.

La cirugía que hacemos actualmente es lo más conservadora posible, no sólo porque busquemos un resultado natural, sino porque sabemos más del envejecimiento y de los cambios que se producen.

¿Por qué se producen las secuelas?

Una de las maniobras que ya no se hacen, es el exceso de extirpación de bolsas. En el párpado superior hay dos paquetes de bolsas grasas: interna y media. La interna todavía se extirpa, porque es la que provoca esa pequeña protuberancia en el párpado cerca de la nariz. Pero ya no quitamos la media, porque a la larga provoca un ojo hundido y envejecido. Esto se debe a que con la edad la grasa facial se atrofia y la órbita se agranda, debido a la reabsorción ósea.

El aspecto típico es de una órbita esqueletonizada, con el párpado superior hundido y con pliegue, muchas veces, muy alto. La órbita se muestra muy prominente.

¿Cómo podemos revertir la secuela y dar un aspecto más juvenil?

Para poder revertir y dar un aspecto más juvenil al párpado superior podemos rellenarlo. Esto se puede hacer de tres formas:

  • Si todavía existe bolsa media, ésta se usa para rellenar el párpado superior.
  • Injertos de tejido adiposo en el reborde palpebral de la órbita y en la cola de la ceja.
  • Rellenos con ácido hialurónico.

Cuando realizamos el relleno para poder revertir la secuela y darle un aspecto más juvenil a la mirada, no solemos poner mucho volumen. De esta manera es mejor repetir el procedimiento que hacer una sobrecorreción, la cuál siempre es muy difícil de resolver, consiguiendo recuperar la curva natural que el párpado hace sobre la orbita, ocultando el reborde óseo.

Fuente: www.antiaginggroupbarcelona.com

Avatar

Dr. Ali Ruilowa Mariaca

Autor desde:  6 noviembre, 2017

Egresado de la Universidad Mayor, Real y Pontificia San Francisco Xavier de Chuquisaca en el año de 1999. Formado en Cirugía Plástica en el año 2008 en el Instituto de Pesquiza Médico Científica de Sao Bernardo do Campo en Sao Paulo, Brasil.