Cómo detener la formación de un queloide

queloide

El término “queloide” se refiere a una cicatriz que tiende a crecer más allá de los márgenes normales de la herida que en realidad debe ir a reparar.

Por lo tanto, el queloide se define como una cicatriz hipertrófica que cruza los márgenes de la lesión en la que se forma. En la mayoría de los casos, un queloide tiende a no dar sintomatología sino un efecto de incomodidad estética ya que se caracteriza por:

  • Complexión oscura en comparación con la piel circundante.
  • Piel levantada.
  • Picazón.

Cada uno de nosotros puede manifestar hipotéticamente una cicatriz “excesiva”, un queloide precisamente, en lugar de una cicatriz normal. El por qué sucede esto puede deberse a varios factores que incluyen una predisposición individual (típica, por ejemplo, de personas de origen africano, con piel más oscura) y, por supuesto, condiciones transitorias específicas de mayor susceptibilidad cutánea.

Aunque no hay tratamiento médico que elimine del todo la formación de queloides, podemos aplicar remedios, como los que vemos a continuación para que puedas evitar que aparezcan estas cicatrices.

Pasos para detener la formación de un queloide

Para detener la formación de queloides y que vayan a más puedes realizar las siguientes acciones:

Resiste la tentación de arrancar la costra en tus heridas

La costra o corteza que se forma en todas las cicatrices estimula la producción de colágeno, un componente del tejido cicatricial, por ello es importante que no la toques ni la arranques si no deseas que el queloide vaya a más.

Una vez que la corteza se cae, hidrata la piel alrededor de la cicatriz. Si se desarrolla un queloide, los tratamientos tópicos pueden reducir la hinchazón y el crecimiento de más queloides. Deberás aplicar la crema durante tres o cuatro días mientras la cicatriz esté fresca.

Agrega alimentos ricos en vitamina E en tu dieta

Se ha descubierto que la vitamina E o el tocoferol que se encuentra en los tomates y los pimientos aceleran el proceso de curación del cuerpo. Además, los bioflavonoides y antioxidantes que dan color, aroma y sabor a la fruta son antibacterianos en células normales y neoplásicas, de forma que los podemos utilizar para tratar los queloides y que no se formen más.

Por otro lado, puedes también coger una píldora de Vitamina E, abrirla, y mezclas el contenido con un poco de aceite de ricino que aplicarás sobre la cicatriz una vez se ha caído la corteza.

Practica una buena higiene en la limpieza y el vendaje de heridas

Si la herida está abierta, cubre con un apósito limpio. Si comienza la cicatriz queloide, habla con su dermatólogo para obtener el mejor tratamiento. Mientras que los queloides no siempre responden a un ciclo de tratamiento, el médico puede sugerir dos o tres métodos para usar en combinación. Por ejemplo, te pueden recetar que apliques almohadillas de silicona, terapia de compresión (vendaje bajo presión durante largos períodos de tiempo) e inyecciones de corticosteroides.

Considera el masaje de tejidos

Como terapia de compresión, se ha demostrado que el masaje reduce la cohesión de las fibras de colágeno que componen el tejido cicatricial. Aumenta la circulación en el área, alivia el dolor y la rigidez y suaviza la cicatriz. Además del masaje, se ha demostrado que la aplicación tópica de aceite de lavanda, pasta de sándalo y aloe vera sirve para aclarar y mejorar la consistencia de la cicatriz y detener la formación del queloide.

Toma precauciones, si eres propenso a la formación de queloides

La mejor manera de evitar la formación de un queloide si somos propensos a ello es esforzarnos para que así sea. En general,si tú o alguien de tu familia suele desarrollar queloides, evita las cirugías o los procedimientos demasiados invasivos en la piel. Además, evita tomar el sol y fumar. Ambos contribuyen a los cambios en la piel que reducen la producción de colágeno saludable para contribuir al envejecimiento prematuro y causar la oxidación de los radicales libres en la piel que afectan el proceso de regeneración natural de la piel.

Avatar

Dr. Javier Cossio Salvatierra

Autor desde:  15 febrero, 2018