¿Cirugía plástica en menores?

Adolescentes

Con el paso de los años, las operaciones de cirugía estética en España están ganando cada vez más terreno; a la vez que aumentan también las intervenciones de cirugía plástica y estética en menores. A pesar de que no existe en España una ley que regule este tipo de operaciones, la mayoría de los cirujanos plásticos mantiene que no las llevaría a cabo. Este grupo de expertos opina que antes de los 18 años de edad ningún cuerpo está completamente formado ni física y mentalmente, y que sigue estando en periodo de cambio. El hecho de que el cuerpo de un menor de edad todavía esté en desarrollo hace que una operación de esta índole sea peligrosa para el desarrollo físico del menor (y, muchas veces, para el psicológico). El médico Diego Tomás, de la clínica de su mismo nombre, nos lo explica.

Según directrices de la SECPRE (Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética) cualquier cirujano plástico acreditado no puede operar a menores de 18 años, los motivos son legales y de madurez física y psicológica, aunque existen excepciones a pesar de que no haya una normativa específica que regule este tipo de cirugías en España.

La imagen del joven o la joven que acude a una clínica de cirugía plástica y estética con una fotografía de su ídolo para someterse a una operación en la que lo dejen lo más parecido a él posible, existe en la actualidad. Otro dato curioso es que a algunos menores, sobre todo en América, se les regalan por su aniversario operaciones de cirugía estética… Las intervenciones de aumento de mama, las rinoplastias, el ácido hialurónico para lograr unos labios más carnosos o las liposucciones son sólo algunas de las operaciones más demandadas entre los jóvenes españoles menores de edad.

Si bien es cierto que es a partir de los 18 años cuando se considera que un menor puede pasar por quirófano, existen algunos casos que hacen que se “justifique” el adelanto de la edad para dicha operación. Por ejemplo, en el caso de las orejas de soplillo. Cuando un niño tiene las orejas de soplillo lo ideal es operarlo hacia los 6 años de edad, aunque puede ser antes (el momento lo marca el niño al ser consciente de su problema). Es importante destacar que esta operación no tendrá consecuencias físicas, ya que la otoplastia no influye en el posterior desarrollo de las orejas.

Otra de las intervenciones más demandadas entre las jóvenes menores de edad en España es la del aumento de pecho, operación que únicamente debería llevarse a cabo cuando las mamas hubieran terminado su desarrollo. Algunos casos de mamas poco desarrolladas o malformadas pueden intervenirse a partir de los 16 años, pero esto se trata de una excepción. Además, antes de esta intervención siempre se ha de realizar un examen psicológico exhaustivo y la menor ha de contar con el consentimiento de sus padres o de sus tutores legales.

Otros casos de intervenciones de cirugía estética en menores son las rinoplastias, las liposucciones o las ginecomastias. Las rinoplastias no se pueden realizar hasta que termine de crecer el hueso de la nariz (sobre los 16-18 años) y para realizarle una liposucción a una menor hay que esperar hasta que se haya completado el desarrollo físico de la paciente. En muchos casos lo que necesita es adelgazar y no una liposucción.

Por último, a la hora de hablar de la ginecomastia destacaremos que ésta debe realizarse cuando termine la pubertad (porque en muchos casos la ginecomastia es solo temporal y revierte al estabilizarse los niveles de hormonas alterados en la adolescencia), momento en el que comienza a manifestarse esta “malformación” en algunos hombres.

Al hilo de este tema se debe tener en cuenta que, en ocasiones, los adolescentes solicitan algún tipo de cirugía estética por alteraciones con su percepción corporal, propias de su etapa de maduración. Ideas que, la mayoría de las veces, con la llegada de la edad adulta terminan desapareciendo.

En el caso de que un menor de edad se quiera operar por un complejo que él considere importante, ¿qué hacen los padres ante esta situación? Pues bien, la mayoría de ellos teme que su hijo pase por quirófano si no se trata de un asunto estrictamente necesario; pero, a su vez, la mayor parte los apoya, ya que a ningún padre le gusta ver como su hijo sufre o tiene una baja autoestima por un defecto físico que puede tener solución.

En la actualidad, existen diferentes opiniones sobre este tema, algunos doctores aseguran que el auge de la cirugía estética en menores se debería frenar, ya que puede hacer efecto cadena. Es decir, que una vez que un menor consigue cambiar algo en su físico que le disgustaba, se crea que puede solucionar todos y cada uno de sus complejos físicos con dinero y a través de una operación.

En conclusión, los expertos pensamos que la cirugía estética es positiva, ya que ayuda a corregir diferentes alteraciones corporales y malformaciones haciendo más feliz a la persona (menor o mayor de edad) que se somete a ella, pero también hay que ser conscientes de que conlleva riesgos, tanto físicos como psíquicos.

Por último, opino que cuando un menor quiera someterse a una intervención de cirugía estética, no sólo debe haber completado el desarrollo de su cuerpo, sino también el de su personalidad.

Fuente: larazon.es

Avatar

Dr. Javier Cossio Salvatierra

Autor desde:  15 febrero, 2018