5 mitos sobre la Cirugía Plástica

CIRU

Muchos mitos y falsas creencias rodean este –aparentemente tan glamuroso- mundo de la Cirugía Plástica. Como médico de esta especialidad, me gustaría desmontarlos.

Cirugía Plástica y Estética son lo mismo ¡NO!

La Cirugía Plástica es una serie de técnicas quirúrgicas que buscan recuperar el aspecto normal en un rasgo o área externa del paciente, corrigiendo defectos congénitos en cualquier parte visible del cuerpo y la cara, o reparando daños secundarios a otras cirugías, enfermedades o accidentes (Cirugía Reparadora), a fin de que las estructuras dañadas vuelvan a ser como antes. Y la Cirugía Estética va más allá, pues su cometido es mejorar el aspecto normal. Toda la cirugía plástica, obviamente, no es estética, es tan sólo una parte.

Por otro lado no existe el cirujano estético, sólo un cirujano plástico puede ostentar el título que le avale para realizar cirugía estética, y este título – el único- es el de Médico Especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (en España esto supone una formación hospitalaria, vía MIR, durante 5 años en un servicio de Cirugía Plástica, así como en servicios de cirugía general, traumatología, cirugía maxilofacial, cuidados intensivos…, a los que sumar una formación extra en otros hospitales y clínicas si deseamos ahondar en la cirugía estética, una supraespecialidad dentro de la Cirugía Plástica). Nunca os pongáis en manos de quien os diga que la cirugía estética no es una especialidad que requiera un título oficial, la mejor manera de asegurarse es consultado la pertenencia a las sociedades científicas correspondientes, como la SECPRE o la AECEP.

Los resultados de la cirugía plástica duran para siempre ¡NO!

Ninguna cirugía puede mantener sus resultados por siempre, aunque con un cuidado adecuado de la piel, las técnicas poco invasivas, los retoques y mantener una vida saludable (buena alimentación, ejercicio diario, no fumar…) colaboran en mantener un resultado natural.

Solo las mujeres se operan ¡NO!

¡Para nada! Es más, el interés por la cirugía plástica ha aumentado entre los pacientes masculinos y a día de hoy se sitúa entre un 12-15% del total de intervenciones, según datos de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética. Las cirugías faciales son las más demandadas: blefaroplastia, rinoplastia, otoplastia y mentoplastia.

Solo los famosos se operan ¡NO!

España no sería uno de los países a la cabeza en el número de cirugías si solo se operara a este escueto grupo. La mayoría de los pacientes tienen un poder adquisitivo normal, son solo personas que desean ganar en autoconfianza mejorando su apariencia y, con frecuencia, sus vidas.

La cirugía plástica es vanidad ¡NO!

No todos los tratamientos buscan un fin meramente estético, como a priori puede parecer cuando alguien se hace un lifting o un aumento de pecho. Además, ¿es banal querer tener un aspecto normal, o intentar recuperar el aspecto al que estamos acostumbrados de toda nuestra vida, si éste se ha malogrado por los años o los embarazos o las enfermedades, accidentes, etc? La cirugía plástica también se ocupa de corregir defectos congénitos faciales o reconstruir una mama tras una mastectomía. Y cuando un paciente decide realizarse una cirugía por razones estéticas, frecuentemente es para corregir áreas que no podrían nunca mejorar ni con dieta ni ejercicio ni con procedimientos no quirúrgicos.

Fuente: deporteysalud.hola.com

Avatar

Dr. Rembert Lijerón Arias

Autor desde:  8 octubre, 2017

Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva realizada en la Real y Benemérita Asociación Portuguesa de Beneficencia Hospital “San Joaquín” y en el Hospital “Heliópolis”. 2003-2007. Sao Paulo, Brasil.