La importancia de los colmillos o también llamados caninos

cani

Desde el punto de vista funcional, los dientes caninos (colmillos) son los únicos en su especie, ya que sólo tenemos dos. Numerosas personas acuden al odontólogo para consultar la posible extracción de dichos dientes en mala posición.

Es muy común que las personas a las que les erupcionan los colmillos en mala posición además de sentirse incómodos con su aspecto, sean víctimas de innumerables apodos. La razón por la que estos dientes son los que dan más problemas es debido a que son los últimos en hacer erupción en la arcada superior y se tienen que acomodar en el espacio que les deja el resto de los dientes.

Muchas de estas personas acuden con el dentista a pedirle que les realice la extracción de los caninos y así quitarse este problema. Sin embargo, es importante puntualizar que en un escaso porcentaje (tal vez un 0.5 por ciento) de los casos estos dientes son candidatos a dicho procedimiento, ya sea por problemas de reabsorción, caries o enfermedades de las encías.

Como decíamos, los caninos son únicos en su especie; es decir, tenemos dos incisivos, dos premolares, tres molares, pero sólo un canino por lado. Su función, desgarrar, sólo la realizan estos dientes. Además durante la masticación, su forma y posición les permite proteger a las demás piezas dentales, incluso a la misma articulación mandibular.

Por otra parte el canino superior es el diente con la raíz más grande y fuerte. Por lo mismo, estratégicamente hablando es el que mejor sostiene a un puente o prótesis, por ser un pilar muy fuerte. Y por si fuera poco, la longitud y grosor de su raíz genera una eminencia ósea (llamada precisamente eminencia canina) que sirve de apoyo al labio superior; es común que personas con ausencia de sus caninos presenten pequeñas arrugas prematuras en este labio por falta de apoyo adecuado.

Y desde el punto de vista estético, este diente tiene la forma exacta para colocarse en la “esquina” de la arcada. Es decir, es una transición entre los incisivos y los premolares. Colocar a un premolar en su lugar, además de que no va a funcionar con la misma eficiencia, no da la apariencia estética de un canino.

Lo ideal es someterse a un tratamiento de ortodoncia (frenos) para corregir su posible mala posición. Es interesante observar que en algunos casos no se necesita extraer los premolares para llevar a los caninos a su correcta posición.

Además, son pocas las personas que quedan conformes con su apariencia después de extraerles los caninos; sin mencionar que su oclusión (o mordida) dista mucho de lo ideal.

Muchos terminan sometiéndose a un tratamiento de ortodoncia ya cuando han perdido estos dientes.

Si tiene el problema de que sus caninos están en mala posición, antes de decidirse a extraerlos, primero consulte con un especialista en ortodoncia, él le dará la mejor opción.

Fuente: sietediasjumilla.es

Avatar

Dra. Carla Paola Cabrejos Achá

Autor desde:  5 noviembre, 2017

Odontóloga egresada de la Universidad de Aquino Bolivia
Cursos de Actualización en Cirugía Bucomáxilofacial y Educación Contínua en Cirugía Bucomáxilofacial
(Unidad de Estomatología y Cirugía Bucomáxilofacial, Hospital de Clínicas Universitario)
Posgrados en Educación Superior (UDABOL)
Odontología Hospitalaria en FUNDECTO, São Paulo -Brasil.
Endodoncia (Colegio de Odontólogos La Paz)
Miembro del Colegio de Odontólogos de La Paz
Miembro del Departamento Científico de Galenored Internacional
Publicaciones en Revista Medivisión